¿Qué es la intermediación inmobiliaria y en que me puede ayudar?

Intermediación inmobiliaria - contrato

¿Qué es la intermediación inmobiliaria y en que me puede ayudar?

A la hora de comprar o vender una vivienda en la actualidad, internet se ha impuesto. Las agencias y agentes de intermediación inmobiliaria con sus conocimientos del sector facilitan esta labor. No sólo nos ahorrará tiempo en la búsqueda, sino que nos garantizarán calidad y precio.

Por otra parte, la intermediación inmobiliaria no sólo es válida para los compradores. Los propietarios de inmuebles recurren a este sistema para poner en venta sus pisos. Tanto en un caso, como en otro, estos servicios conllevan la firma de un contrato. En dicho contrato se establecen los derechos, obligaciones, y condiciones de la compraventa para ambas partes.

Pero veamos con más detenimiento cual es el papel de los intermediarios inmobiliarios y cómo funciona.

¿Qué es la intermediación inmobiliaria?

Podemos definir el contrato de intermediación inmobiliaria como: “un negocio jurídico por el que una persona (el cliente) encarga a otra (un agente o agencia), la compra o venta de una vivienda a una tercera persona bajo unas condiciones previamente pactadas”.

Como adelantábamos anteriormente, este encargo o relación jurídica ha de venir recogido en un contrato u hoja de encargo. Esta hoja de encargo, al no estar regulada de forma específica en el Código Civil, se presta a la libertad de pacto entre ambas partes. No obstante, con la práctica, se ha establecido un modelo válido a tal efecto.

Este modelo suele incluir los siguientes apartados:

– Identificación del intermediario y del propietario del inmueble. Ambas partes han de quedar perfectamente definidas en el contrato, siendo posible identificarlos en cualquier momento.

– Identificación de la vivienda con todos sus datos registrales. El propietario o propietarios de la vivienda tienen que facilitar todos los datos relativos a ella. Los datos registrales son de suma importancia para verificar que el inmueble esté libre de cargas. Estos datos los puede gestionar el agente inmobiliario.

– Condiciones en las que el intermediario se compromete a hacerse cargo de la comercialización de la vivienda. En este apartado el intermediario (agente o agencia) está obligado a presentar posibles compradores, así como a encargarse de la formalización del contrato de compraventa.

– El precio de venta de la vivienda. Dentro de este apartado, aparecerá también la autorización que los propietarios dan al intermediario para que perciba cantidades concretas en concepto de reserva, paga y/o señal.

– Autorización expresa de los propietarios, según la Ley de Protección de Datos, a el intermediario para que pueda fotografiar y publicitar la vivienda. Tiene que quedar constancia por escrito que el propietario de la vivienda autoriza al agente inmobiliario a publicar fotografías y datos relativos al inmueble de su propiedad. De esta manera, no sólo se cumple con la Ley, sino que es garantía para las tres partes: vendedor, comprador e intermediario.

– Duración del contrato. La norma establece un periodo de 6 meses por lo general. También se especifican en este apartado, las condiciones de la renovación o cese del contrato.

– Los honorarios específicos de la agencia. La cantidad que va a percibir el intermediario por la gestión de la venta es diferente según la localidad. No obstante, está en torno a un 3% y un 7% sobre el precio de venta del inmueble. Además de este porcentaje, que debe especificarse en el contrato, hay que añadir el IVA. El contrato también señalará el momento y la forma cómo se abonará la comisión.

– En la hoja de encargo se indicará también si el propietario trabaja de forma exclusiva con un solo agente o agencia, o si trabaja con varios. En este punto, un vendedor puede firmar varios contratos con diferentes agentes inmobiliarios. De igual forma que las agencias firman acuerdos con diversos propietarios para hacer su trabajo.

– La entrega de las llaves también se debe recoger por escrito, para que quede constancia de la misma por parte del propietario hacia el intermediario. El hecho de hacer constar la entrega de llaves, también es una forma de asegurar el proceso. Ambas partes dan fe de la legalidad de las actuaciones frente a terceros.

Una vez firmada esta hoja de encargo, ya tenemos todo lo que necesitamos para que un intermediario se encargue de nuestro inmueble. Ahora veremos qué ventajas y beneficios nos puede aportar la intermediación inmobiliaria tanto como compradores como propietarios.

Beneficios de la intermediación inmobiliaria

Tanto si queremos vender un inmueble, como si estamos buscando nuestra vivienda, la intermediación inmobiliaria nos aporta muchas ventajas. Dichas ventajas son diferentes dependiendo de la parte en la que nos situemos.

Ventajas para la parte vendedora

Cuando nos decidimos a vender un inmueble de nuestra propiedad, hemos de saber que es un proceso largo y costoso. Debido a las particularidades legales que acarrea, se pueden cometer errores graves si no estamos bien asesorados por un profesional. En este sentido trabajar con un agente de la Propiedad Inmobiliaria nos garantiza lo siguiente:

  1. Un conocimiento profundo del mercado inmobiliario. La experiencia de los agentes inmobiliarios nos garantiza las mejores ventas.
  2. Nos ahorramos todo el trabajo de intermediación: la comercialización del inmueble, las visitas, las negociaciones, todo hasta el cierre la operación con la formalización del contrato de compraventa.
  3. Contaremos con un nivel adecuado de profesionalidad y el cumplimiento de la legalidad durante todo el proceso. La venta de un inmueble requiere de una tramitación legal que asumirá la agencia o agente.
  4. Nos ahorramos falsos compradores o intentos de fraude en los que salgamos perdiendo.

Ventajas para la parte compradora

Si lo que queremos es encontrar un inmueble, podemos dejar este trabajo en manos de un agente inmobiliario de confianza, de esta forma conseguiremos las siguientes ventajas:

  1. Nos ahorraremos la búsqueda exhaustiva de viviendas que se adapten a nuestras necesidades, ahorrando tiempo y nervios.
  2. El Agente de la Propiedad Inmobiliaria buscará el mayor beneficio para comprador y vendedor, por lo que nadie saldrá perjudicado.
  3. Contaremos con seguridad de que la transacción de la propiedad cumpla con todos los requisitos legales.
  4. Podremos poner los filtros que deseemos en cuanto a metros, características, precios, etc., nos harán una búsqueda personalizada.

Como podrás ver, la intermediación inmobiliaria es ventajosa para todas las partes, además nos ahorra tiempo, energías y dolores de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *